Blogia
noemagico

RESIGNACIÓN DEL ORÁCULO... CASSANDRA: JUSTIFICACIÓN Y ESTEREOTIPO

RESIGNACIÓN DEL ORÁCULO... CASSANDRA: JUSTIFICACIÓN Y ESTEREOTIPO

POR: KADATH

“Y sí no me creéis, me es igual.

¿Qué importa? Lo que ha de ser, llegará.

Y tú, estando presente, pronto me dirás,

lleno de lástima, que soy una adivina

demasiado verídica.”

ESQUILO. Agamenón.

 

El mito, uno de los géneros literarios más interesantes por ser considerado un factor del pensamiento religioso, en la mayoría de los grupos sociales ha sido empleado para explicar el entorno, dar un origen o vanagloriar a los dioses sus acciones hechas en épocas inmemorables, pero diferenciado de los demás relatos por su carácter místico y sacro. Los principales géneros de mito son los cosmogónicos y los de origen. En estos se narra el principio tanto de los dioses, como del hombre al igual que el nacimiento del mundo explicando su aparición y justificando su orden como lo dice Mircea Eliade en su obra “Aspectos del Mito” a continuación:

Toda historia mítica que relata el origen de algo presupone y prolonga la cosmogonía. Desde el punto de vista de la estructura, los mitos de origen son equiparables al mito cosmogónico. Al ser la creación del mundo la creación por excelencia, la cosmogonía pasa a ser el modelo ejemplar para toda especie de creación. Esto no quiere decir que el mito de origen imite o copie el modelo cosmogónico, pues no se trata de una reflexión coherente y sistemática. Pero toda nueva aparición […] implica la existencia de un mundo. […] todo mito de origen narra y justifica una <> […]. Los mitos de origen prolongan y completan el mito cosmogónico: cuenta cómo el mundo ha sido modificado, enriquecido o empobrecido. [1]

Sin embargo estos no son los únicos tipos de mitos, pues al tener una explicación algo tan complejo como la misma existencia otro tipo de situaciones como muertes, catástrofes naturales e incluso eventos más humanos como la guerra misma fueron justificados bajo la creación de mitos; acercándonos a la definición dada por Claude Levy-Strauss no es más que reflejo de una necesidad inherente en el hombre de comprender su entorno, una explicación que, si bien le da la confianza de haber interpretado los fenómenos que le rodean, no pasa de ser un simple espejismo del complejo entendimiento. [2] Aquí es donde comienzan a aparecer una serie de personajes a los que gracias al relato mítico se les concede una carga causal de determinados eventos, sentimientos o situaciones que tendrán una trascendencia dentro de la percepción del hombre.

Una civilización que nos obsequia un ejemplo fehaciente de lo anterior es la griega que, en su afán de encontrar una explicación y sentido a todo su entorno, nos heredaron una serie de mitos capaces de dar una explicación lógica (al menos para la época) de cualquier suceso real o situación anímica que los rodeara.

Desde dioses encargados de los sentimientos hasta de eventos más fortuitos, todo tenía una explicación que involucraba uno o más mitos.

De los eventos de interés dentro del ámbito histórico, y de los más importantes dentro de la mitología griega está aquella monumental y trágica guerra troyana descrita por Homero en la Iliada. Primeramente se creyó que era una leyenda en base a un hecho verídico sucedido entre griegos del periodo micénico, pero con las excavaciones del alemán Heinrich Schliemann pudo demostrase la existencia de la ciudad y su destrucción mas, en su momento y como era tradición en aquella Grecia antigua, fue motivo de interés también para la creación de mitos que hasta la fecha son conocidos por nosotros. Desde el mito sobre manzana enviada por Eris a la diosa más bella, hasta el gigantesco caballo regalo de los dioses. Pero existe un personaje al que se le ha relegado dentro de este hecho y, sin embargo se le fue dada por los griegos una gran carga arbitraria dentro de lo concerniente al evento troyano, nos referimos a la trágica Cassandra.

Cassandra probablemente es algo insignificante dentro de la guerra troyana o al menos eso es lo que reflejan textos como el de Homero pues no es mencionada más allá de tres veces y tiene únicamente participaciones sin una gran trascendencia para la trama histórica pero, al enfocarnos al mito y contrastándolo con el hecho histórico, es posible observar el gran efecto que tuvo una mujer como lo fue Cassandra, no tanto en Troya sino en la sociedad griega, sin embargo antes de comenzar con los cuestionamientos veamos algo del mito de ésta excluida mujer.

Cassandra fue hija del rey Príamo y la reina Hécuba de Troya, se dice que ella tenía el don de la videncia gracias al dios Apolo pues éste le había prometido enseñarle a adivinar el porvenir si ella accedía a entregársele. Cassandra aceptó, sin embargo nunca cumplió su promesa por lo que Apolo la escupió en la cara retirando únicamente el don de la persuasión pero dejando el don de la videncia, es decir su don fue envenenado. De Cassandra y sus profecías lo único que se sabe es que aparecen en los momentos cruciales del evento troyano, desde la llegada de Paris donde Cassandra afirma que éste traerá la desgracia a la ciudad, sobre el rapto de Helena donde se supone afirmó que tendría como consecuencia la pérdida de la capital y, finalmente, cuando se opuso junto a Lacoonte a introducir el caballo de madera a la plaza, pues ella sabe y advierte que está lleno de guerreros armados, sin embargo la única persona que le cree (Lacoonte) es devorado por serpientes enviadas por Apolo. Finalmente cae Troya y Cassandra es conferida a Agamenón que se enamora de ella pero éste es asesinado al igual que Cassandra por su esposa Climenestra. [3]

 

Cassandra

 

Dentro del estudio histórico el mito no tiene alcance más allá de ser una elemento que refleja la ideología, estigma que lo ha hecho difundirse hasta nuestros días más como un género literario que como fuente histórica pero, ¿qué sucede cuando observamos algunos mitos en lo correspondiente al hecho humano no como una clarificación sino como una justificación? Entonces es posible creer que adquiriría importancia en la Historia dejando de ser conocidos sólo como uno de los principales elementos de la religión o como un simple reflejo de la cosmovisión.

Aplicando la preliminar cuestión a Cassandra y su mito, éstos adquieren mayor sentido e importancia que probablemente no sea notable en su momento para Troya pero que será rescatada por los griegos para fundamentar uno de sus estereotipos más conocidos, pues, si ésta fue vidente y pudo vaticinar toda la desgracia que caería sobre la ciudad, pero por no haber cumplido la promesa hecha al dios Apolo perdió toda credibilidad, entonces ¿qué sería lo común pensar sobre Cassandra, pudo ser ella la culpable de la caída de Troya o únicamente se le han adjudicado ciertas características a una mujer no tanto para justificar las malas acciones troyanas que los llevaron a la ruina sino para fundamentar el concepto femenino griego?

Al acercarse por primera vez al mito de Cassandra la impresión que generalmente deja es de una mujer traicionera que existió y que pudo salvar Troya de no haber engañado a Apolo, dándose por hecho todo el mito, pero existen varios factores y elementos que bien podrían apoyar la segunda hipótesis, puesto que Cassandra es mujer y, remitiéndonos a la situación que se vivía en Grecia sobre este género, no era algo de lo que se estaba orgulloso, tenían un estatus no más favorable que el de los esclavos, no se consideraba ciudadana sino una posesión al cuidado de un hombre (sea en su condición de hija o esposa) y como lo expresa Nietzsche en su texto “La mujer helénica”: “La mujer griega, como madre, debía vivir en la oscuridad, porque las necesidades políticas juntamente con los más altos fines del Estado así lo exigían”. [4] Jamás existieron escuelas dedicadas a las mujeres y todo se aprendía en el interior del hogar pues la educación no estaba dirigida a ellas con excepción de Esparta y la aparición del circulo de Safo en el siglo VI a.C. Finalmente su condición femenina estaba marcada por el matrimonio, evento que no tenía otro carácter más que el de una avenencia entre el padre y marido.

Tomando en base lo anterior entonces será más fácil imaginar un personaje mujer al que se le pueda adjudicar la culpabilidad de la caída de Troya que a un hombre, además de necesitarse fundamentos para justificar tal relego para con el género, entrando a un segundo factor del análisis puesto, en contraste cuando se revisa lo correspondiente a su hermano Heleno tanto en mitología como su participación en la Guerra de Troya según la Iliada su destino es muy distinto; se menciona que también fue favorito del dios Apolo como Cassandra e igualmente le fue obsequiado el don profético [5] pero, a diferencia de ella, en ningún momento se duda de sus premoniciones y es considerado un oráculo confiable, factor mencionado por Homero:

72 Así diciendo les excitó a todos el valor y la fuerza. Y los troyanos hubieran vuelto a entrar en Ilion, acosados por los belicosos aqueos y vencidos por su cobardía, si Heleno Priámida, el mejor de los augures, no se hubiese presentado a Eneas y a Héctor para decirles:

77 -¡Eneas y Héctor! Ya que el peso de la batalla gravita principalmente sobre vosotros entre los troyanos y los licios, porque sois los primeros en todo empresa, ora se trate de combatir, ora de razonar, quedaos aquí, recorred las filas, y detened a los guerreros antes que se encaminen a las puertas, caigan huyendo en brazos de las mujeres y sean motivo de gozo para los enemigos.[…] [6]

Igualmente se menciona que pelea de forma valerosa, hiere a Aquiles en una mano con un arco obsequiado por Apolo, siempre lucha junto a Héctor hasta que éste último muere, entonces lo reemplaza para pelear al mando pero es herido por Menelao. [7]

Hasta este momento se nos presenta una gran discrepancia entre Cassandra y Heleno en todos los aspectos tanto por la fuente homérica como por la mítica, a lo que puede surgir la cuestión, si se está dando por hecho en ambas fuentes que existió Cassandra al igual que un profeta troyano llamado Heleno, ¿por qué no igualmente pudo ser cierta la versión sobre la pérdida del don profético de Cassandra dejando de ser vista como una víctima de la discriminación griega? Esta cuestión se responde al mencionar que, si bien Cassandra existe en la Iliada nunca se menciona que ella poseyera un don profético contrario a lo que sucede con su hermano, entonces ¿qué sentido tiene adjudicárselo? Para esta interrogante aludiremos un detalle en base al mito de Heleno pues se indica a que éste es raptado por los griegos gracias al consejo de Calcante quien les profiere que sólo Heleno puede revelarles las condiciones que se deben cumplir para poder ocupar Troya. [8] Es forzado, sin embargo también se menciona un soborno que hacen que Heleno exprese su oráculo convirtiéndose en un traidor de Troya. [9]

Nos encontramos probablemente ante el motivo principal de crear un mito sobre una Cassandra profeta; si bien Heleno traiciona Troya por despecho hacia el rey Príamo siendo uno de los causantes de la caída de la ciudad, gozaba de un privilegio del que carecía su hermana, era hombre; por lo tanto al crearse y creerse el mito de Cassandra entonces toda culpa se transfiere a ella no a su hermano pues él actúa ya habiendo estallado la guerra, acontecimiento que ella pudo haber impedido desde un principio al habérsele entregado al dios Apolo o, al menos es lo que intenta reflejar el mito, lográndolo.

Aseveración como la previa podrían discurrir con afirmaciones como la que expresa Jean-Pierre Vernant en su estudio titulado “El sujeto trágico: historicidad y transhistoricidad” al referirse a la tragedia griega pues dice: “La tragedia retoma los temas de la leyenda heroica. No inventa ni los personajes ni la intriga de sus obras. Los encuentra en el saber común de los griegos que concierne a lo que consideran ellos su pasado, el horizonte lejano de los hombres de antaño.[…] estos personajes no eran ficticios, ni lo era el destino que les fue deparado.[…]” [10]

Sin embargo esa fue la creencia griega, creencia que comenzó a forjarse gracias a los mitos tomándose como verdad lo que afirmaban, pero como hemos visto existieron factores más allá del simple hecho que fueron modificando tanto al personaje como sus acciones al difundirse; credos que sirvieron para mantener los estereotipos, convencionalismos y crear justificaciones en base a ellos, por lo que es posible inferir tentando a la Historia que de haber existido alguien como lo fue Cassandra que hubiera salvado la ciudad, indudablemente podemos decir que ni se llamaría Cassandra ni sería mujer y actualmente sólo conoceríamos cierto relato sobre cierto valiente guerrero que logró salvar Troya de su posible fatídico fin pero, como ya lo sabemos, no fue así quedándonos únicamente la imagen lastimosa legada por Esquilo; una Cassandra que se duele por su pueblo y por ella misma; una mujer que pide clemencia y que gritando de forma inútil sus vaticinios, se resigna y acepta su destino: vivir dos veces una misma tragedia y haber nacido mujer.

Referencias Consultadas

Eliade, Mircea, “Aspectos del Mito”, 1ª.ed., Luis Gil Fernández, traductor, Paidós Orientalia, Madrid, 1968.

Esquilo, “Tragedias”, 1ª reimpresión, Concepto, México, 1989, pp.152-161.

Grimal, Pierre, “Diccionario de mitología griega y romana”, 6ª ed., Francisco Payarols, traductor, España.

Homero, “La Iliada”, Versión digitalizada.

Kirk, G.S., “El mito” 2ª reimpresión de la 1ª ed., Teófilo de Loyola, traductor, Paidós, España, 1990, pp. 181-247.

Léví-Strauss, Claude, “Mito y Significado”, 1ª reimpresión de la 1ª ed., Héctor Arruabarrena, traductor, Alianza Editorial, México, 1989.

Nietzsche, Friedrich, “La mujer helénica, fragmento inédito”, versión digitalizada.

Vernant, Jean Pierre.

Vidal Naquet, Pierre, “Mito, y la Tragedia en la Grecia Antigua”, vol II, Ana Iriarte, traductor, Paidós, 2002.



[1] Eliade, Mircea, “Aspectos del Mito”, 1ª.ed., Luis Gil Fernández, traductor, Paidós Orientalia, Madrid, 1968, p.29.
[2] Léví-Strauss, Claude, “Mito y Significado”, 1ª reimpresión de la 1ª ed., Héctor Arruabarrena, traductor, Alianza Editorial, México, 1989, p.38.
[3] Grimal, Pierre, “Diccionario de mitología griega y romana”, 6ª ed., Francisco Payarols, traductor, España, 1979, p. 89.
[4] Nietzsche, Friedrich, “La mujer helénica, fragmento inédito”, versión digitalizada, p.3.
[5] Grimal, op. cit. p.234.
[6] Homero, “La Iliada”, Versión digitalizada, p.49.
[7] loc. cit.
[8] ibid.
[9] id.
[10] Vernant, Jean Pierre.

Vidal Naquet, Pierre, “Mito, y la Tragedia en la Grecia Antigua”, vol II, Ana Iriarte, traductor, Paidós, 2002, pp. 82-83.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Coach Factory Outlet -

Your article looks great!Thanks for you sharing. I love it.

ugg classic short -

It is my pleasure to read your article! What a vivid photo it is! Thank you for sharing! good luck!

pequeñita -

Hasta la cita número 7 te la pasa diciendo pura paja. Tú trabajo más que ensayístico parece un conglomerado de citas donde se pierde tu verdadera argumentación( que a lo largo del texto es muy poca). Por otra parte, te agarraste de los mitos más socorridos por todos los estudiantes de prepa, ojalá y veas más allá en un futuro. Lástima porque pudiste hacer algo más interesante.
A lo mejor para la otra...
Saludos!!!

isabelbarcelo -

Has hecho un comentario muy documentado sobre Casandra. Por mi parte, siempre he tenido la percepción de que el hecho de que Casandra no fuese escuchada era un castigo más para Troya, y no una culpa específica de ella. Saludos cordiales.

Enoch -

Gracias por detenerte en mi página... También pasé por Valenciana... sospecho que coincidimos aunque brevemente, en algún salón de esa gélida facultad o, al menos, en sus pasillos. Ahora radico en la ciudad de Puebla... Acá estoy todas las tardes, erugova@hotmail.com

Noemágico -

Gracias Ana, es que en algunos directorios sólo acepta el registro con WWW, y luego redireccionan automáticamente, pero ya escribí a Blogueratura para hacer la modificación.
Saludos y me doy pronto una vuelta por tu blog.

Ana -

vengo de blogueratura y he de decirte que metiste mal el link, metiste www y no procede jjajaj, da error en la página y no se entra directamente...
saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres